No hay trato

nieves Garcia

Todos los años me pregunto lo mismo y a la misma hora, lo cual quiere decir que no avanzo, me he quedado en mis años de niña. El día 1 de noviembre era algo especial, estrenaba abrigo -lo del cambio climático quedaba muy lejos, o no interesaba-. Era un día frío pero movidito, pronto entrabas en calor, mi padre, mi madre, incluso mi hermana menor  iban de un sitio a otro esperando a que llegara la hora de salir para el cementerio. No era un día demasiado triste, casi nos sentimos orgullosos de elegir o hacer el ramo de flores más bonito; era un ir y venir de gente, un paisaje colorista y, un hasta luego.

Estoy segura que yo sentía cuando depositaba ese ramo de flores a mi difunto eso que llamamos amor, era misterioso, era como una fuerza espiritual que me hacía sentir protagonista del acto glorioso al que todos los años estaba deseando llegar.

Eran flores para mis abuelos maternos, de ellos se encargaba mi madre y mis tías;  mis abuelos paternos, que les tocaba a mis tías y participaba mi padre, ¡pero el mío, el mío, junto a mi padre era especial!, mi hermana, una hermana que jamás conocí, pero que me hablaban tanto de ella que cuando llegaba a su “tumbita” le decía en silencio: hola hermana ya estoy aquí, a ver si te gustan las flores, porque son para ti.

Han pasado muchos años, ahora me toca a mi llevar a eso que llamamos amor, pues ya no están ellos, ni ella mi otra hermana, que sí la conocí y disfruté de ella 34 años, fueron pocos, porque el tiempo pasa muy deprisa y nunca estás preparada para lo que es al igual que la vida -la muerte-.Sigo esperando ese 1 de noviembre para dar ese toque de color a los que antes lo hicieron por sus muertos, con resignación, dignidad, amabilidad y porqué no confesarlo, con pena.

Por todo esto me da verdadera agonía la costumbre, que no es nuestra, que la hemos adquirido como las hamburguesas con queso plastificado. Respeto a quien quiera fiesta, sea el día que sea, pero que sepan, que es fiesta.

 

Anuncios

La Tercera Estación

 

nieves garcía

El otoño febril, pleno de poesía, inspiración de pintores y refugio de amantes. Melodías inquietantes. La soledad invita a la soledad, ya son dos sobran los demás.

Siempre me ha resultado agradable la pregunta de mi maestra, así se les llamaba en mi época, – ¿me puede decir las estaciones del año?-, sí, nos hablaban de usted, aunque fuésemos veinte años menores que la ella; -¡sí Señorita! son cuatro: primavera, verano, otoño e invierno. Uff ¡que contenta! no fallaba nunca, puesto que era una de las preguntas  obligatorias al comenzar el curso-. La maestra a partir de su pregunta comenzaba a explicar lo bello de cada una de las Estaciones del año, todas las tienen, ¿para que decir los contras?, ya sufríamos  su lado “oscuro”. A los 7 años todo nos parece una aventura para no olvidar. En fin, la nostalgia nos puede invadir, y supongo que el otoño es la Estación más abocada a ello, ¿por qué?, igual me lo estoy inventando. En mi opinión es la menos premiada de sus compañeras. La primavera siempre la “más guapa y florida”, el verano esperado y asociado al relax, es decir, para muchos el bien merecido descanso, el invierno ya tenemos bastante con pensar dónde tenemos el abrigo, el gorro y los guantes. Merendar leche con galletas y hacer los deberes; esperando las navidades con mucha alegría y sobre todo los Reyes Magos…

El otoño, precioso por sus colores, olores, caen las hojas de los árboles para renovarse, ¡qué inteligente es la naturaleza! y, sus tormentas. Una Estación  de paso,  casi desapercibida, pero tormentosa, como el hermano “del medio” aunque, si es el empanado es por su labor de cupido. Es la Estación del parón, por lo que da lugar al enamoramiento esférico. El otoño nos ofrece la tregua de la observación, y de aquí, que surja la más nombrada y menos estudiada nostalgia que, las demás estaciones nos confunden, contradictoria – ahora esto, ahora lo otro, según amanezca-, nuestro cerebro va al son del caprichoso estado de ánimo de D. Otoño.

 

otoño3.jpg

Y entre las primeras hojas que caen, hasta la última que se resiste, pasan los días hasta que el gélido invierno se impone sin dar tregua, aunque nos ha permitido escribir estas líneas como homenaje a la tercera Estación , según el orden establecido.

 

Por favor tutéame, llámame Federico

Nieves García.

Siempre me ha caído simpático, por sus gestos, por su mirada, por sus palabras y su apellido.

El 19 de agosto del año 1936, fatídico día para él, al que admiro y describo, Federico García Lorca, fue su último suspiro. De estatura más bien de las que no llaman la atención de mirar por encima del hombro, pelo negro, piel color piedra, ojos negros penetrantes de mirada insinuante y chispeante. Elegante y seductor, bello esférico.

Han pasado 81 años desde entonces, pero se le sigue en cada rincón del mundo leyendo sus poesías, sus escritos repletos de dramatismo y de verdades contadas en papel y pluma, tecleando, procesando todo aquello que sintió. Así nunca morirás García Lorca, aunque sé que si estuvieras delante de mí, me rectificaría, añadiendo, por favor llámame Federico. Está bien, te contestaría yo, lo de tutear me gusta, aunque algunos dicen que no se debe. El deber, es “tener  una obligación moral con la persona que tienes delante” y esto supone por lo tanto a la otra parte la misma obligación; vamos a dejar lo del tuteo, que muchos de estos, los que no tutean, no saben  lo que son sus obligaciones, ni las cumplen aun sabiéndolas por ser un mero estado en su persona que, lo hace rutinario o pelotariano.

 Federico, moriste porque te mataron en el camino de Viznar hacia Alfacar, provincia de Granada, esa Granada que te premió con la vida un 5 de junio en Fuente Vaqueros allá por 1898; y lo hicieron aún no sé el porqué, si por “maricón” como dicen algunos, por ser lo menos grave o lo más justificable. Te fusilaron tras el golpe de Estado que dio origen a la Guerra Civil Española un mes después de iniciada ésta. ¿Qué hiciste para merecer el castigo? ¡No sé porqué pregunto esto a un muerto!, estoy segura que si vivieras me contestarias con las mismas palabras que un compatriota  tuyo que, aunados por la pasión de escribir y romántico, -Gustavo Adolfo Bécquer- utilizó en una de sus más conocidas poesías ¿y tú me lo preguntas?, dímelo tú… ¿por lo primero de lo que me tachaban, por ser un adscrito a la Generación del 27 ( Este grupo se caracteriza por fundir las formas de la poesía tradicional (neopopularismo) con los movimientos de vanguardia; por tratar los mismos temas de una manera similar (la muerte en sentido trágico; el amor como fuerza que da sentido a la vida; preocupaciones sociales como la injusticia, la miseria, etc.), por el uso de la metáfora y la imagen; etc), por ser un intelectual, por luchar contra las injusticias aún pudiendo acomodarme?.

-Yo fui un privilegiado, me trasladé a Madrid a la Residencia de Estudiantes que en aquella época era un hervidero intelectual, que acogió a figuras de la talla de Albert Einstein, John Maynard Keynes o Madame Curie, lo que influyó enormemente en mi formación intelectual-

 Entre los años 1919 y 1926, se relacionó con muchos de los escritores e intelectuales más importantes de España, como Luis Buñuel, Rafael Alberti o Salvador Dalí y consiguió huir del tedio cultural provinciano, que odiaba, como escribió a su amigo el musicólogo y escritor Adolfo Salazar.

.-¡Un momento!, no os he descrito quién fue Federico Garcia Lorca, importante e imprescindible, puesto que su forma de ser fue la que le abocó a esa muerte prematura e injusta.  García Lorca es el poeta más leído de todos los tiempos, dramaturgo. Estudió Derecho, filosofía y Letras, allá en su Granada natal.

Sí, naturalmente que yo te lo pregunto Federico, existen muchas incógnitas sobre tu muerte, incluso tu más fiel biógrafo, Ian Gibson, hecha mano de tu familia para poder esclarecerla. Muchas versiones, demasiadas, lo cierto es que te asesinaron y no por ser “maricón”, de estos había muchos, más que balas en los fusiles; y te eligieron a ti, no te dejaron marchar como hicieron con otros y otras. ¡No!, tú estorbabas, y no por tu condición, sino, por tu manifestación, tus poemas, tus obras dramáticas, por tus reivindicaciones, por ser tú.

Por pertenecer a otra generación, a la otra forma de pensar, con tu muerte conseguían una decapitación cultural, de la que nos seguimos lamentando y quejando por orfandad cultural. Tú frase a día de hoy todavía está muy lejos de lograrse como pensamiento general de tu país, por eso te mataron.

Esta es su imágen y esta fue su frase: septiembre de 1931 en la inauguración de la biblioteca de su pueblo. Fuente: Letranias.

Aliados contra el desastre, aunados para soñar

cielo 1

Nieves García.

No pido otra cosa: el cielo sobre mí y el camino bajo mis pies. Mark Twain

Un día gris lluvioso, la tormenta ha hecho eco en nuestros sentidos con sus relámpagos seguido de su fiel trueno, aunados para dar a entender que siempre juntos van e irán.
Han sido bien venidos sobre todo por su aliada, la naturaleza, que los acoge porque contra ella no se puede. Los jazmines hoy tenían un aroma especial, habían sido bañados con gotas de agua que han dejado impolutas sus florecillas.

jazmin.jpg
fotografía: nieves garcía

Ha sido tan corto este periodo de tiempo, que lo podría confundir con un espejismo, pero no ha sido así. Es el mes de junio, nos podemos encontrar con mil sorpresas, la naturaleza es el ama y nos da lo que le viene en gana y, agradecidos.
Nubes que vemos como se van ennegreciendo y dejan caer una fuerte lluvia, a veces temerosa y otras veces romántica, depende dónde, cuándo y con quién compartas el espectáculo en esos escasos momentos. Si vas por la calle corres a resguardarte debajo de un techado¬, suele sorprendernos de golpe¬, por lo que el elegante paraguas quedó en el sitio de la casa que tiene asignado, también dependiendo de qué casa y de quien; ohhh que falta haces ahora, sobre todo si acabas de salir de acicalarte para aparentar que hoy tienes un buen día, que no se note, ni con el agua al cuello.


Las cristaleras de la casa, – las que dan a la calle -, se van convirtiendo en alargadas cascadas de agua, en filamentos que se pueden contar uno a uno hasta llegar al final del camino y juntos hacen un reguero cayendo al vacío en cuanto han traspasado la línea de la capacidad.-no porque no sean capaces.- sino, porque necesitan espacio para seguir el sendero que les haga sentirse identificados, cascadas de agua junto a filamentos ¡todo un espectáculo!
¿Le llamará al orden su mes posterior? julio. Depende si las nubes preñadas de vapor han roto aguas, sino es así, la naturaleza, tan dominante como siempre impondrá sus antojos, y con ganas de saber el resultado esperaremos. Observando el cielo y sus actores, imaginando miles de escenas con fases tensas, y esperando un final sin daños colaterales, la naturaleza manda. Golondrinas volando casi al ras de los balcones, dicen los más mayores que nos advierten de que pronto lloverá. -Eso era antes.- ¿antes? Sí, cuando el planeta era respetado, la naturaleza apreciada y éramos unos aliados contra el desastre, aunados para soñar, -eso dicen los mayores- quizás tengan razón.
Los jazmines seguirán despertando los sentidos, y sus flores de un blanco impoluto, esperarán con tolerancia año tras año asomar sigilosamente para envolverse en un baño de miles de gotas que conjuntamente son poderosas, por que contra la naturaleza no se puede luchar, ella manda.

MAMÁ TENGO HAMBRE

nieves garcía

” Se ha dicho que el arte es una cita, pues en el goce de ella reúne a su autor y a quien la contempla” Bernard Shaw.

Contemplarte es gozar cada día de la cita que tu arte me ofrece sin pedir casi nada a cambio; sólo, que la comida este preparada a la hora que toca  – siempre suelo retrasarme más de la cuenta- o decirme miles de veces “por favor baja el volumen de la televisión que no me dejas concentrarme”. ¡Concentrarme…concentrarme!, ¡comida! , ¡volumen de tele!, ¡apaga la luz! etc. En fin, son situaciones que se dan día a día, es la cita diaria contigo, porque analizando a  Shaw y su frase, llego a mi clara y mejor conclusión: ¡o lo hago, o me pierdo lo mejor de ti!

Convincente, seductora, amable y guapa, sensible, trabajadora al cien por cien en lo que te agrada, un poco bajita, pero tus ojos azules como el cielo compensan esos centímetros que, lo solucionas  con mis zapatos que te prestas. Tu vigor es admirable o tu cabezonería, es igual, esa entereza hace comprender lo bueno del ser humano.

Perdona si en un principio fuiste arrastrada por mi egoísmo del dos por uno, pero no es así, uno es quien es, y no hay otro igual
Tu arte lo goza quien te contempla ¡que suerte!

¿FUGA DE CEREBROS O SON YA DEMASIADOS?

huella1

Fuga de cerebros es lo que ahora, en el siglo XXI se denomina a todo aquel joven o no tan joven, que ha tenido que abandonar el País por falta de oportunidades para incorporarse a uno de los derechos básicos de las personas, que es el mundo laboral. Para unos será el poder desarrollar el conocimiento adquirido y, para la gran mayoría, el llegar a tener otro de los tantos derechos: el de tener una vida digna, sólo para cubrir los mínimos exigidos como es el alimento, el vestido y el cobijo.
Bien, hasta hace bien poco a este nuevo concepto, y doy fe de ello, se le llamaba emigración. En la década de los 60 del siglo anterior, fueron muchos los que se fueron a otros países más “desarrollados” para sacar una buena tajada con trabajos más o menos dignos que, después se podrían convertir en su modus vivendi si decidían quedarse, los que no, volvían a España y convertían el dinero en ese sueño, que día tras día alentaba el estar lejos de los suyos.
¿Por qué  piensan ustedes que España está llena de sabios y superinteligentes que tienen marchar fuera? Supongo que los habrán, pero la gran mayoría se han marchado porque quieren tener una vida digna, un trabajo y, por amor propio. ¡Que cuesta mucho esfuerzo llegar a la meta!, para que luego a punto de conseguirlo te pongan la zancadilla. Sí, yo a esto le llamo emigración, los políticos y mamandurrios que le llamen como quieran, para eso tienen el poder que les otorgan los que están por encima de ellos, y queda más técnico y menos conflictivo, más suave y menos asqueroso, más seductor y menos real.

Estamos inmersos en una gran crisis social-política y económica, la cual está degenerando en la peor versión del ser humano. La sociedad ya no piensa, actúa, y además copiando lo fácil, por lo que el problema está creciendo a pasos agigantados.

Alguien se ha preguntado ¿a dónde nos va a llevar está “fuga de cerebros” o como quieran llamarla, y la de todos aquellos que no tienen recursos?. Tanto que se está hablando de los “signos de identidad” “de la identidad de cada autonomía “ “la lucha por la identidad del pueblo”. No se han parado a pensar ustedes que muchos de los que se han ido a otros países ¡ya no volverán!, habrán encontrado la fórmula para obtener el resultado esperado.

Son cientos, miles, los que se enfrentan, o,   han tenido que enfrentar con un problema  añadido, la adaptación a un mundo desconocido. Y una vez superado este primer paso, adelante, siguiendo el trayecto hasta llegar a la meta, el ser humano es infinitamente flexible ante las adversidades.

El problema en estos momentos lo tienen los países de acogida, que querían mano de obra y se han encontrado con gente, con gente que a estas alturas les da lo mismo esto de la “identidad”.

La globalización ha mezclado culturas que muchas veces son conflictivas, puesto que el arraigo a sus señas de identidad es una extensión del propio individuo, el subconsciente traiciona. Son la generación española perdida.
Y aquí no hemos terminado, puesto que estos formarán su familia en cualquier lugar del mundo, ya no existen fronteras, y tendrán hijos, y estos hijos algún día se preguntarán ¿quién soy realmente?, y, sin contar con el rechazo que puedan tener estos niños, existen países “superiores” que no admiten que nadie les recorte el terreno para poder moverse con mucha más agilidad, por lo que puede dar lugar a que la nueva generación del “talento” se sienta inferior por no pertenecer a la sociedad de acogida, ni tampoco al de su origen, puesto que ni lo conocen; siempre será hijo de emigrantes.
Sí, es un gran problema que a corto plazo ya lo estamos viendo, es un choque de culturas, que no siempre trae buenas consecuencias. Sociedades de consumo contra sociedades pobres que quieren emerger. Esto no es un “Erasmus” cualquiera, esto es una situación a la que nos han abocado políticos y gente del buen vivir, el peor de los enemigos para cualquier persona honrada, entre ellos los mejores estudiantes, los peores estudiantes, los albañiles, economistas, enfermeras, y un etcétera de gente que a día de hoy están olvidados, y que creían que no le llegaría nunca: el desempleo, el que ha hecho de efecto rebote del Estado del Bienestar, es decir, a la pobreza; a parte de la responsabilidad de aquellos que han emigrado y se han convertido en los padres de estos que no entienden de señas de identidad, y,  hacer un último esfuerzo en contemplar aquello que el subconsciente les dicta: seguir con la “lealtad” de lo que son y saber jugar con la división de culturas diferentes y dejar que sus hijos elijan.
Estamos ante la tesitura de que ¿quién debe de ser comprensivo hacía el que busca la escapatoria de la situación insostenible?:  el País receptor o seguimos conformándonos con ser los “fugados” con “señas de identidad”.

Fotografía: Conselleria educación C. Madrid